Carne asada con nogada

Carne asada con nogada

A los mexicanos nos encantan los rancheros carismáticos: hombres del esfuerzo, trabajadores, valientes, honestos y que lo que aman son sus caballos y a su mujer. Pedro Infante y Jorge Negrete siguen siendo parte de nuestra identidad. Son héroes que podrían estar junto a la bandera y a la virgen de Guadalupe como símbolos patrios.

Hace 18 años Fox irrumpió el escenario político con un nuevo vocabulario, rompió con muchas formalidades, y encantó a la población. Hoy, alrededor de una polémica resolución del Tribunal Electoral y estemos de acuerdo o no, tendremos en la pelea por la Presidencia de la República a un nuevo ranchero carismático: Jaime Rodríguez “El Bronco”.

El Bronco es un personajazo que le va a hacer sombra al Peje. Jaime Rodríguez contrasta con López Obrador en los regionalismos de su vocabulario, pero lo empata en la crudeza y honestidad de su lenguaje. Como AMLO, es un golpeador que no tiene filtros y tiene muchas ocurrencias.

Pero, el Bronco quiere diferenciarse. Quiere que lo vean como un norteño, entrón, fuerte y en su plenitud. Y, quiere hacer ver a López Obrador como un viejo, anticuado, demente.

El Bronco no tiene nada que perder, así que va por López Obrador. Le va a poder decir con todas sus letras lo que los otros candidatos no pueden por su formalidad y necesidad de acaparar lo más que se pueda al electorado.

El Bronco viene a llenar un vacío en la oferta electoral. Representa una posición en contra del partidismo que nadie está ocupando. Es un producto creado para los que están hartos de la política, los partidos y la corrupción; pero no confían en AMLO y ninguno de los otros candidatos cumple con sus exigencias.

El Bronco ya trae bien claro a quién le habla. No le habla a los que ya van a votar por AMLO, ni a los priístas, ni panistas; él va por los indecisos y por los millenials. Por eso, tiene un gran manejo de redes sociales desde hace varios años. Las utiliza como un espacio de contacto directo y no sólo como un espacio para hacer declaraciones y comunicados oficiales.

Ya tenemos varios ejemplos que nos muestran hacia dónde va. Uno de sus slogans de campaña es “Yo no soy mantenido”. También anunció en entrevista en Milenio que va a renunciar a las prerrogativas que le corresponden por ley, porque dice que no le quitará ni un peso a los mexicanos.

Cuando le preguntan sobre las propuestas de AMLO, inmediatamente en el afán de diferenciarse respondió “Al huevón nada, al trabajador todo. No podemos regalar el dinero. México necesita de los que trabajan, no haré programas asistenciales.”

No sé si al poblano le prenda el Bronco, porque el poblano suele ser muy de formas y formalidad. Por nuestra ubicación, tenemos más en común con los veracruzanos y tabasqueños, que con los norteños. Pero, igual nos caen bien, aunque los podamos ver como bichos raros.

En una de esas, se nos antoja comer una carnita asada con nogada…