Construir la percepción de justicia

Construir percepcion justicia

Parece que lo que es justicia de acuerdo con la ley no necesariamente es justicia para el público en general. Las expectativas que tenemos sobre cómo el sistema judicial debe hacer justicia parecen ser equivocadas y esto está generando un descrédito de las instituciones, frustración y hasta enojo.

Los resultados de la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción de la seguridad Pública, 2018, muestran que el 64.5% no denuncia por causas atribuibles a la desconfianza en la autoridad. Esto no debería ser sorpresa cuando el 66% de la población considera que los Ministerios Públicos son corruptos y el 67% cuestiona a los jueces también por corrupción.

Lo que es justo de acuerdo con la ley y los procedimientos legales; no necesariamente es justo para el público en general. Los tecnicismos y estrategias legales tanto de abogados defensores como de jueces pueden ser válidos conforme a la ley, pero generan dudas sobre si en México hay consecuencias para quien comete un delito.

Seguido escuchamos que todo el trabajo que la Marina, el Ejercito, la Policía hacen para atrapar a un delincuente no sirve de mucho ya que al llegar a juicio un error en el procedimiento puede dejarlo en libertad. Entonces, aunque esto sea válido o legal, se genera una percepción de injusticia y un sentido negativo del sistema de justicia.

Queda claro que el poder judicial no sirve cuando en lugar de denunciar formalmente, la única manera de obtener un poco de justicia es exponer tu caso en redes sociales. Convertir las leyes en un tema de opinión pública. Convocar a las masas a un linchamiento público, aunque sólo sea de reputación. Y el debilitamiento institucional a la larga nos puede costar muy caro.

Yo llevo años sorprendida que el congreso sigue haciendo leyes, los presidentes siguen cambiando estrategias, creando nuevas policías y redistribuyendo el gasto pensando que eso va a traer justicia. Pero pocos voltean a ver al poder judicial y lo señalan como el verdadero culpable de la impunidad.

Al parecer, los medios de comunicación tienen más claro que aquellos que imparten justicia cómo se construye la percepción de justicia en la opinión pública. Diversos estudios demuestran que, para que sintamos que hay más justicia en la toma de decisiones no sólo pedimos funcionarios éticos, honestos y morales; se requiere de consistencia, imparcialidad, veracidad, control, respeto, claridad, velocidad, empatía, responsividad, buen trato, transparencia, honestidad, comparatividad y equidad. La ley y los procedimientos no contemplan todos estos elementos, pero si estamos interesados en mejorar, es trabajo del sistema judicial proveerlos.

Es innegable que existe una crisis sobre la percepción de la justicia en el país, aunada al aumento de inseguridad. Por lo mismo, las estrategias operativas deberían estar acompañadas de elementos que construyan esta percepción. En la medida en que la conducta de las autoridades y de los funcionarios públicos se perciba como justa, el público estará preparado para confiar en sus gobernantes.