#hashtagcampaña

hashtagcampaña

El candidato a la gubernatura de Nayarit por el partido Encuentro Social, Francisco Javier Zapata, aparece en un espectacular con su nombre, su foto, el logo de su partido y debajo de su nombre #hashtagcampaña. Esto ha sido motivo de burla en el medio de los expertos en comunicación, marketing y política. Pero, qué tan importantes son realmente los hashtags en las campañas políticas.

Al parecer lo que pasó es que los consultores de la campaña hicieron un diseño general y marcaron el espacio donde debería insertarse el hashtag de la campaña y por equivocación, omisión, falta de supervisión, ignorancia del concepto u otra; alguien mandó a publicar los espectaculares así. Cabe destacar que Zapata arrancó tarde su campaña, ya que al candidato que originalmente había elegido Encuentro Social le fue negado el registro por no querer renunciar como pastor de la iglesia cristiana y pues como pretexto a la mexicana diríamos que “les ganaron las prisas”. Como consecuencia, lo que buscaba ser un elemento de vinculación en la campaña, terminó exhibiendo al candidato y a su equipo como poco profesional y descuidado.

Para los que no conocen el concepto, un hashtag (conocido así por la palabra en inglés que describe al símbolo #) es una palabra o frase sin espacios que inicia con el símbolo de número o “gato” y sirve como etiqueta para agrupar conversaciones sobre un mismo tema. En marketing digital es un elemento que crea branding, permite la localización y monitoreo de conversaciones y es útil en la promoción de marcas y conceptos. Twitter fue la primera red social que incorporó este concepto y, hoy en día, se considera un elemento básico en cualquier twit.

El precursor del uso de hashtags en campañas políticas fue Barak Obama con su slogan convertido en hashtag #yeswecan que alcanzó récords y marcó un antes y un después en la forma de hacer campañas en redes sociales. En México, el hashtag “político” (y lo entrecomillo porque más bien fue ciudadano) más exitoso fue el de #yosoy132 que se refería al apoyo a los estudiantes que buscaban una voz en la campaña presidencial del 2012. Desde entonces, varios movimientos ciudadanos y políticos han buscado posicionarse a través de un hashtag como fue a principios de este año cuando vimos la queja ciudadana con el hashtag #NoAlGazolinazo.

Hasta ahora hemos visto que en las campañas políticas en México los hashtags sirven para que tanto los candidatos como sus seguidores mantengan la comunicación en torno a las campañas y a ciertas posturas de los candidatos. Por ejemplo, algunos de los hashtags en la campaña a gobernador de Nayarit son #YaEsTiempo, #NayaritDebeCambiar, #VamosConTodo, #NayaritNoSeHereda, #ManoAManoSumamos, #AmigoLayin, #QueNosVayaBienATodos, #EstamosATiempo, entre otros. Como lo he mencionado anteriormente, la creatividad detrás de las campañas políticas está escasa y no se ha logrado ningún fenómeno o caso extraordinario, desde mi punto de vista.

Pero más relevante aún que el uso específico de hashtags es el uso adecuado de redes sociales en las campañas. Aunque no han probado ser en México definitorias en una elección, una buena campaña en redes sociales podría incidir en el voto de algunos públicos objetivo como es el de jóvenes. En conclusión, el hashtag de campaña es un elemento imprescindible en una estrategia de comunicación para redes sociales; pero antes que hashtag debe haber estrategia…