La indignación es mayor al miedo

La indignacion es mayor al miedo

Hoy ya no funciona el slogan de que AMLO es un peligro para México, porque la indignación por la corrupción, la inseguridad y la desigualdad es mayor al miedo de que venga alguien loco, diferente, incongruente a gobernarnos.

Meade quiere levantar la campaña llenándonos de razones (muy buenas la mayoría) sobre por qué votar por él. Sus propuestas justifican todo lo que se ha hecho bien en los últimos años, pero atienden poco todo lo que se hizo mal: el malestar común, el hartazgo, la desigualdad, la inseguridad, la corrupción, los abusos, los excesos.

Anaya sí trae la lectura correcta. Por eso dice que él sí va a meter a la cárcel a los corruptos. El problema es que él es parte del sistema y lo que dice no se ve sincero: parte por las sospechas que le levantaron con la investigación de la PGR y parte porque la forma en la que se creó el Frente y se deshizo de sus adversarios lo hace ver oportunista.

Pero, López Obrador sí conecta, porque él abandera el descontento. Su voz nos dice de una manera creíble: ya no más excesos, ya no más abusos, ya no más rateros. No importa cómo, no importa lo que está bien. Irracionalmente eso es suficiente para entender al pueblo y representarlo.

Y es que, aunque todo estratega político debe saber que las campañas se tratan de emociones, esta elección en particular se trata aún más de emociones, no razones; y, la emoción preponderante es la indignación, el enojo, el hartazgo.

Y, es por eso, que el posible regreso del Bronco a la boleta sí entusiasme. Por que él representa a aquellos que están hartos de los partidos y la partidocracia. Él puede tomar genuinamente una postura anti-establishment, y no como Margarita que viene de los partidos y de una presidencia que nos trajo la guerra contra el narco.

Insisto, puedes estar muy preparado, pero si no entiendes lo que le duele y le preocupa a la gente; no sirve. Insisto, puedes creer entender, pero si no se ve empatía y compasión en tu actuar y tu ser; no sirve.

Hay que hacerle frente. Por eso, por absurdo que parezca, al pueblo le gusta saber que un presidente les diga a los empresarios: “yo no voy a usar el avión presidencial”. Es una manera burda de decir, señores la gente está cansada de la desigualdad y los excesos; y, yo los voy a defender a ellos antes que a ustedes.

Y es que los grupos de poder no parecen estár dispuestos a ceder y sensibilizarse. No se dan cuenta de que es hora de repartir el capital de mejor manera. Estamos en un estado de alerta, las cosas como están ya no son sostenibles.

El PRI perdió su oportunidad este sexenio. Olvidó la justicia social que defendían en sus estatutos. El PAN, que encabezó la alternancia, también tuvo excesos y trajo la guerra con el narco. El PRD se perdió en pleitos internos y dividió a la sociedad.

Creo que la gente, dentro de su irracionalidad, le está dando la oportunidad al que falta, a Morena. Esta tendencia parece irreversible, sobre todo, porque los demás no muestran sensibilidad alguna ante la indignación. El pueblo no tiene miedo a equivocarse y prefieren jugársela; por que ya se la jugaron con los demás y siguen jodidos….