La ventaja de ser el Dip. Sergio Mayer

La ventaja de ser Sergio Mayer

En comunicación, los estereotipos son atajos para llegar a un punto entendido en común más rápido. En comedia, los estereotipos son un recurso muy útil para hacer chistes. Los estereotipos están llenos de prejuicios y, por lo mismo, no son políticamente correctos.

No es novedad que los medios y el círculo rojo ataque a artistas y deportistas que llegan a la escena política. Se presume que estos por su profesión no saben de política, de legislar o gobernar. El Dip. Sergio Mayer cae en este estereotipo.

Etiquetado no sólo como actor, sino como striper; se le cuestionan todas sus declaraciones y participaciones en el ámbito político. Primero por su declaración sobre que el sueldo de diputado no le alcanza para mantener su estilo de vida. Después por confundir la PROFEPA y la PROFECO. También por caer en el anglicismo de librería en lugar de biblioteca. Y, la semana pasada con su polémico nombramiento para presidir la comisión de cultura y su declaración de que no se necesita ser Sócrates ni intelectual para presidir dicha comisión.

Es todo un tema que se ha debatido en muchos espacios y países si los legisladores deben estar obligados a tener ciertos conocimientos previos sobre leyes, políticas públicas, administración pública u otros similares. Pero no me pienso meter en ese debate. Por lo pronto, la ley no estipula dichos requerimientos y, de hecho, considera discriminatorio y en contra de la representación popular cualquier exigencia del tipo.

En realidad, lo relevante para mi es cómo va a aprovechar el Dip. Mayer y la propia bancada de Morena la notoriedad que tienen en las redes sociales y los medios de comunicación. Hay 499 diputados que no cuentan con este bono de atención y que estoy segura envidian. Porque, además, Mayer cuenta con una cobertura más amplia que la noticiosa; también los espacios de espectáculos pueden cubrir sus mensajes o actos.

Si revisamos lo que ha hecho Mayer desde que es diputado en las redes sociales; como muchos políticos, el contenido de sus entradas, posts o declaraciones carece de un mensaje consistente, de una estrategia. Sus mensajes son mas bien reactivos o corresponden a un reporte de actividades.

Para sacarle jugo a su alta exposición mediática, primero que nada, debería establecer una estrategia. ¿Qué quiere comunicar durante toda su legislatura? ¿Cómo se quiere posicionar o cómo quiere ser recordado? Con la alta exposición mediática con la que cuenta, ¿cómo podría ayudar a su bancada a transmitir sus propios posicionamientos?

Una vez teniendo claro qué quieres y a dónde vas, la consistencia en los mensajes: tanto en formato como en contenido son claves para el éxito de la estrategia. Y una cosa fundamental en redes sociales, es no engancharse o tomarse personal los comentarios de los “haters”. El ping-pong de dimes y diretes en redes expone a los personajes de una forma negativa.

Desconozco si los juicios valorativos que se han hecho en torno al Dip. Mayer son o no atinados. Creo que su trabajo y el tiempo dirán si tienen o no razón. Mientras tanto, debería aprovechar la ventaja de ser Sergio Mayer para posicionarse y posicionar los temas en la agenda que son de su interés y no malgastarlos enganchándose en cuestionamientos a su persona.