Más de lo mismo

more-of-the-same

Existieron muchas deficiencias por parte del gobierno, autoridades electorales y partidos políticos para comunicar los temas relacionados con la elección de la Asamblea Constituyente de la Ciudad de México.

Lo poco que medio se explicó es que el 5 de junio habría elecciones para elegir a una parte de los integrantes del Constituyente, porque la otra parte se conformada por una lista que la reparten entre el Presidente, Diputados, Senadores, y gobierno de la ciudad; y, que estos asambleístas serán los encargados de redactar la nueva Constitución de la nueva Ciudad de México.

En los medios de comunicación se le dieron ciertos espacios, pero a mi parecer no los suficientes como para despertar interés en la ciudadanía; y al no ser nota de interés tampoco los medios le avocaron mucho espacio. También ellos tienen que vender.

Las campañas de los partidos en la ciudad de México en general fueron iguales. Todas hablaban de derechos y de participación. La verdad es que si solo votáramos informados por las campañas pues casi parecería que todos ofrecen lo mismo. No hubo alguien que se diferenciara sobresalientemente de otro. Ninguno hizo una propuesta disruptiva. Hubo partidos que en sus spots decidieron no presentar ninguna propuesta concreta, mientras que otros tomaron como bandera dos o tres temas. Movilidad y corrupción creo que fueron los temas más recurrentes y que evidentemente son las prioridades de los capitalinos; pero, aunque todos los partidos se muestran preocupados por estos temas nadie presentó una solución clara.

Ahí les van algunos de los slogans de campaña:

  • PRI: “Juntos hacemos más”
  • PAN: “Contigo lo hacemos mejor”
  • PRD: “Poder chilango”
  • Nueva Alianza: “Libérate”
  • Morena: “Vota consciente #yanotedejes”

 

A mí me parece curioso cómo los mercadólogos políticos tienen muy identificadas las preocupaciones e inquietudes de la ciudadanía y los políticos también tienen esas preocupaciones e inquietudes, pero cuando la desconfianza y la decepción es tan profunda ya no se trata de lo que dices y cómo lo dices; si no de lo que haces y cómo lo haces. En política no hay estrategia de comunicación más exitosa que la congruencia y la credibilidad; y, en tanto, los políticos quieran tapar o cubrir sus defectos con mercadotecnia y en lugar de utilizar la mercadotecnia para enaltecer sus capacidades reales, pues creo que todo nos va a seguir pareciendo más de lo mismo.