Qué nos dicen las elecciones para el parlamento europeo

Elecciones Parlamento Europeo

Puede que estés más entretenido con la agitada conversación de la política nacional; y es entendible, ya que la austeridad republicana seguro ya le está llegando a tu bolsillo; pero no debemos dejar de ver lo que está pasando en otras partes del mundo. El fin de semana pasado se llevaron a cabo las elecciones para elegir al parlamento de la Unión Europea y sus resultados nos muestran datos interesantes.

Primero que nada, es el aumento en la participación ciudadana fue muy significativo: pasó del 42% a casi 51%. Esto nos dice que los europeos consideran que las decisiones que se están tomando en el parlamento de la UE son relevantes. Los expertos consideran que esto se explica, principalmente, a partir del aumento en la cobertura mediática del Brexit y que los europeos sienten que esta decisión no sólo es técnica sino ideológica, por lo que merece un debate político donde todos pueden participar.

Otro tema que había levantado mucha expectativa era el posible fortalecimiento de grupos radicales nacionalistas o populistas. Sin embargo, aunque en términos locales sí tuvieron éxito: países como Francia, Italia y Gran Bretaña; su representatividad en el parlamento no es suficiente como para influir determinantemente en la toma de decisiones.

Lo que sí, es que la tendencia de que los grandes partidos tradicionales van disminuyendo su representatividad continúa. Los partidos de centro, centro izquierda y centro derecha siguen siendo mayoritarios, aunque perdieron varios escaños. Pero el escenario en general es de mayor fragmentación, polarización, diversidad.

Los grandes ganadores son los partidos verdes quienes logran ser el cuarto grupo con más escaños. La priorización de las políticas para atender el calentamiento global es una agenda identificada con los jóvenes y que ha tomado mayor relevancia a partir del movimiento GRETA (la estudiante y activista sueca en temas medioambientales y fundadora del movimiento Juventud por el clima). Y bueno, también ha sido notorio en la vida diaria de los europeos los drásticos cambios climáticos.

Las lecciones para mí son las siguientes. Primero, cuando la agenda mediática se centra en un solo tema fácil de entender (aunque no fácil de resolver), más personas se involucran y están dispuestas a participar (en este caso Brexit). Segundo, en todas partes del mundo seguimos viendo disminución del poder de los partidos tradicionales y mayor fragmentación del escenario político lo que nos obliga a más diálogo, más acuerdo, más política. Tercero, los movimientos radicales nacionalistas y populistas sí han ganado territorio, pero no tanto como para convertirse en una ideología dominante; sólo una más dentro de la pluralidad política. Y cuarto, la demanda de la ciudadanía por darle prioridad en la toma de decisiones a la conservación del planeta y del medio ambiente sigue latente y más fuerte que nunca.